Warning: get_object_vars() expects parameter 1 to be object, null given in /home/masazulplanetaco/public_html/wp-content/plugins/superfly-menu/main.php on line 722

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/masazulplanetaco/public_html/wp-content/plugins/superfly-menu/main.php on line 722

Warning: get_object_vars() expects parameter 1 to be object, null given in /home/masazulplanetaco/public_html/wp-content/plugins/superfly-menu/main.php on line 723

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/masazulplanetaco/public_html/wp-content/plugins/superfly-menu/main.php on line 723

Warning: get_object_vars() expects parameter 1 to be object, null given in /home/masazulplanetaco/public_html/wp-content/plugins/superfly-menu/main.php on line 724

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/masazulplanetaco/public_html/wp-content/plugins/superfly-menu/main.php on line 724

Warning: get_object_vars() expects parameter 1 to be object, null given in /home/masazulplanetaco/public_html/wp-content/plugins/superfly-menu/main.php on line 725

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/masazulplanetaco/public_html/wp-content/plugins/superfly-menu/main.php on line 725

Warning: get_object_vars() expects parameter 1 to be object, null given in /home/masazulplanetaco/public_html/wp-content/plugins/superfly-menu/main.php on line 726

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/masazulplanetaco/public_html/wp-content/plugins/superfly-menu/main.php on line 726

22 feb 2022

La serie Global Risks Report, publicado el 11 de enero 2022, rastrea las percepciones de los riesgos globales entre los expertos en riesgos y los líderes mundiales en los negocios, el gobierno y la sociedad civil. Examina los riesgos en cinco categorías: económica, ambiental, geopolítica, social y tecnológica.

Cada año, el informe también analiza riesgos clave para explorar más a fondo en capítulos de inmersión profunda; éstos podrían ser riesgos que ocupan un lugar destacado en nuestra encuesta, aquellos para los que comienzan a aparecer señales de advertencia o posibles puntos ciegos en las percepciones de riesgo.

En el Informe de riesgos globales 2022, compartimos los resultados de la última Encuesta de percepción de riesgos globales (GRPS) en el contexto de la perspectiva global actual, seguida de un análisis de las crecientes divergencias en las áreas de transición climática, ciberseguridad, movilidad y espacio exterior.

Examinamos las tensiones que surgen de tal divergencia, los efectos indirectos, las consecuencias para las partes interesadas y las conmociones que podrían surgir. El informe concluye con reflexiones sobre la resiliencia, extraídas de las lecciones del segundo año de la pandemia. Los hallazgos clave de la encuesta y el análisis se encuentran a continuación.

Percepciones de riesgos globales

Retrospectiva de COVID-19: los encuestados notaron que los riesgos sociales y ambientales han empeorado más desde el comienzo de la pandemia, con la “erosión de la cohesión social” y las “crisis de los medios de subsistencia” ocupando los primeros lugares. Otros riesgos identificados que han empeorado significativamente son las “crisis de la deuda”, las “fallas de ciberseguridad”, la “desigualdad digital” y la “reacción violenta contra la ciencia”.

Perspectivas y sentimiento: solo el 11% de los encuestados pensaba que el mundo se caracterizaría por una recuperación global acelerada hacia 2024, mientras que el 89% percibía que las perspectivas a corto plazo eran volátiles, fracturadas o cada vez más catastróficas. El 84% de los encuestados expresaron sentimientos negativos sobre el futuro, es decir, estaban “preocupados” o “preocupados”. El pesimismo generalizado podría crear un ciclo de desilusión que hace que la acción de galvanizar sea aún más desafiante. 

Horizonte: La “erosión de la cohesión social”, las “crisis de los medios de subsistencia” y el “deterioro de la salud mental” son tres de los cinco riesgos que se consideran las amenazas más preocupantes para el mundo en los próximos dos años. Esta cicatriz social agrava los desafíos de la formulación de políticas nacionales, limitando el capital político, el enfoque de los líderes y el apoyo público necesarios para fortalecer la cooperación internacional en los desafíos globales.

La salud del planeta, sin embargo, sigue siendo una preocupación constante. Los riesgos ambientales, en particular, el “clima extremo” y el “fracaso de la acción climática”, aparecen como los principales riesgos en las perspectivas a corto, mediano y largo plazo. En el mediano plazo, los riesgos económicos como las “crisis de la deuda” y el “estallido de la burbuja de activos” también surgen a medida que los gobiernos luchan por equilibrar las prioridades fiscales. En el horizonte a más largo plazo, los riesgos geopolíticos y tecnológicos también son motivo de preocupación, las “confrontaciones geoeconómicas”, laa “controversias de recursos geopolíticos” y las “fallas de ciberseguridad”.

Severidad: Los encuestados señalan nuevamente que los riesgos ambientales tienen el potencial de producir el mayor daño a las personas y al planeta, seguidos por los desafíos sociales. Las “crisis de deuda” y las “confrontaciones geoeconómicas” también se encuentran entre los 10 principales riesgos por gravedad en los próximos 10 años.

Mitigación internacional: Las opiniones de los encuestados sobre 15 áreas de gobernanza diferentes indican una gran decepción con la eficacia de los esfuerzos internacionales de mitigación de riesgos. “Facilitación del comercio”, “crimen internacional” y “armas de destrucción masiva” fueron calificadas como las áreas con esfuerzos más efectivos, pero solo por el 12,5% de los encuestados en el mejor de los casos.

Por el contrario, la “inteligencia artificial”, la “explotación del espacio”, los “ataques cibernéticos transfronterizos y la desinformación” y la “migración y los refugiados” fueron vistos por la mayoría de los encuestados como las áreas donde la mitigación internacional no ha comenzado.

Una recuperación divergente amenaza la prosperidad a largo plazo para todos

Las trayectorias de recuperación desiguales corren el riesgo de que surjan prioridades y políticas divergentes en un momento en que las sociedades y la comunidad internacional deben colaborar para controlar el COVID-19 y curar las cicatrices de la pandemia. En algunas sociedades, el rápido progreso de las vacunas, los saltos digitales y el regreso al crecimiento previo a la pandemia presagian mejores perspectivas para 2022 y más allá. Otros podrían verse abrumados durante años, si no décadas, por las dificultades para aplicar incluso las dosis iniciales de vacunas, combatir las brechas digitales y encontrar nuevas fuentes de crecimiento económico.

El desafío más serio que persiste de la pandemia es el estancamiento económico. Las perspectivas macroeconómicas siguen siendo débiles, y se espera que la economía mundial sea un 2,3% más pequeña para 2024 de lo que hubiera sido sin la pandemia. Los precios de las materias primas, la inflación y la deuda están aumentando tanto en el mundo desarrollado como en desarrollo. La pandemia y sus consecuencias económicas siguen sofocando la capacidad de los países para controlar el virus y facilitar una recuperación sostenible. Junto con los desequilibrios del mercado laboral, las políticas proteccionistas y las crecientes disparidades en educación y habilidades, las consecuencias económicas de la pandemia corren el riesgo de dividir el mundo en trayectorias divergentes.

Los gobiernos, las empresas y las sociedades se enfrentan a una presión cada vez mayor para realizar la transición a economías netas cero. Una transición agresiva y rápida aliviaría las consecuencias ambientales a largo plazo, pero podría tener impactos severos a corto plazo, como dejar sin trabajo a millones de trabajadores de la industria que generan mucho carbono o desencadenar tensiones sociales y geopolíticas. Por el contrario, una transición más lenta pero más ordenada prolongaría la degradación ambiental, las fragilidades estructurales y las desigualdades globales. Las trayectorias divergentes entre países y sectores están creando más barreras para la colaboración y la cooperación en ambos escenarios.

La creciente dependencia de los sistemas digitales –intensificada por la respuesta al COVID-19– ha alterado fundamentalmente a las sociedades. Al mismo tiempo, las amenazas a la seguridad cibernética están creciendo y superando la capacidad de las sociedades para prevenirlas o responder a ellas de manera efectiva. Los ataques a la infraestructura crítica, la desinformación, el fraude y la seguridad digital afectarán la confianza pública en los sistemas digitales y aumentarán los costos para todas las partes interesadas. A medida que los ataques se vuelvan más severos y tengan un impacto amplio, las tensiones ya agudas entre los gobiernos afectados por el delito cibernético y los gobiernos cómplices en su comisión aumentarán a medida que la seguridad cibernética se convierta en otra cuña para la divergencia, en lugar de la cooperación, entre los estados nacionales.

La creciente inseguridad en forma de dificultades económicas, el empeoramiento de los impactos del cambio climático y la persecución política obligarán a millones a abandonar sus hogares en busca de un futuro mejor. Sin embargo, en muchos países, los efectos persistentes de la pandemia, el aumento del proteccionismo económico y la nueva dinámica del mercado laboral están generando mayores barreras de entrada para los migrantes que podrían buscar oportunidades o refugio. La disminución de las oportunidades para una migración ordenada y el efecto indirecto sobre las remesas corren el riesgo de dejar de lado un camino potencial para restaurar los medios de vida, mantener la estabilidad política y cerrar las brechas laborales y de ingresos.

Mientras que los seres humanos han estado explorando el espacio exterior durante décadas, los últimos años han sido testigos de un aumento en la actividad pública y privada, creando nuevas oportunidades y también señalando que el espacio exterior es un ámbito emergente de riesgo. La consecuencia más inmediata del aumento de la actividad espacial es un mayor riesgo de colisión entre la infraestructura cercana a la Tierra y los objetos espaciales, lo que podría afectar las órbitas de las que dependen los sistemas clave de la Tierra, dañar equipos espaciales valiosos o provocar tensiones internacionales en un ámbito con pocas estructuras de gobierno.

La creciente militarización del espacio también corre el riesgo de una escalada de las tensiones geopolíticas, particularmente porque las potencias espaciales no logran colaborar en nuevas reglas para gobernar el reino.

Informe completo en español: Descargar PDF